El porqué de las cosas

Estimados amigos, sed bienvenidos a mi humilde blog. Soy periodista y un músico con enorme vocación que trata de sobrevivir desde hace años de la composición y producción musical a través de una castigada y casi extinta productora llamada Plátano Music.

Tratar de explicar el orígen de esta iniciativa no va a ser fácil. Además, siempre me viene a la mente el jepeto de mi padre en este momento y la cosa no hace más que empeorar 😉 La vida tiene sus momentos pues, para mi sorpresa total, me ha dado su bendición y me ha dicho que se ríe mucho con todo esto. Pero si tuviera que destacar los motivos directos de porqué demonios me dió a mi por ponerme a cantar en la cama con una guitarra, tendría que hablaros principalmente de dos.

Cuando la crisis estaba a punto de noquearme por completo y la falta de trabajo era absoluta, llegué a ese lugar común que consiste en pensar que todo es verdaderamente una puta mierda. Hasta aquí nada nuevo. Pero, amigos, cuando pisamos el fango tendríamos que tratar de no olvidar que el cabrón tiene doble fondo y que siempre se puede ir a peor 😉

Porque una triste mañana de octubre el ordenador de mi estudio de grabación decidió que hasta aquí habíamos llegado y murió sin previo aviso. El arreglo era inviable. La compra de uno nuevo, directamente ciencia ficción. Y se acabaron así mis largas sesiones junto a él grabando cosas… que en el fondo nunca salían de sus entrañas! Sin esta avería, puedo asegurar que jamás me habría planteado difundir unos vídeos musicales con una producción tan cruda.

Hilando con esto llega el segundo y quizás motivo más directo de mis iniciativas cibernéticas. Un mañana de viernes en la que yo había decidido no salir de la cama, recibí un correo de mis colegas del que, si algo emanaba, eran las pocas ganas de trabajar y las muchas de echarse unas risas. Todos sabemos para qué sirven las mañanas de los viernes en líneas generales…

Uno comentaba que su resaca era llamativa. El siguiente confesó que estaba a punto de escaparse de la ofi para ver a unos amigos. ¿Quién no lo ha hecho alguna vez? Hubo otro, haciendo alarde de una gran creatividad, que se hizo una foto en la cama donde se encontraba y la adjuntó al correo comentando: Troncos, me quereís dejar trabajar de una puta vez… No todos estamos a la bartola como Tatán”. Ya estaba a punto de retratarme en mi cama cuando pensé que mucho mejor que una foto era mandar un vídeo. En cuestión de diez minutos les envié ‘Sweet Home En La Cama’ y al poco tiempo navegaba ya por las redes del Facebook.

Para mi total sorpresa, tuvo cierta repercusión. “Puede ser un buen reclamo” me ayudaron a pensar algunos. Ante la desidia, ante las adversidades ¿qué mejor que echarle creatividad cuando encima te dedicas a ello? Y no, lo cierto es que no me ha salido ningún trabajo por esto ni me llueven los encargos. Pero tengo que admitir que me río mucho. Y por eso en verdad os digo el lema de este blog.

¡Cualquier método contra la depresión es bienvenido!

Sin salir de la cama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: